Cultura
Textos: Gabriela Anselmino
Fotos: Info Bariloche
  Gabriel Antonio Ríos
  San Carlos de Bariloche

Gabriel Antonio Ríos, nacido en Oliva, provincia de Córdoba hace ya 36 años.

Mi viejo es un peluquero con una personalidad que siempre admiré, tranquilo, sabio, siempre con un chiste listo para cualquier ocasión. De mis pocos recuerdos de niños, siempre me emergen los momentos en que mi viejo agarraba la guitarra y tocaba una chacarera (o una partecita). Cuando empecé a tocar, ya tenía casi en los genes esa chacarera.

Mi mamá es una ama de casa con un amor increíble por sus dos hijos, por la música y por las cosas de la Iglesia. Toda su familia tenía inclinaciones musicales. Mis tíos tocaban el acordeón, la armónica, la guitarra y cantaban. No éramos los Carabajal, pero casi.

Mi hermanito (Juan José), es un chico con síndrome de Down que aprendió a tocar la guitarra antes que yo. Es un genio haciendo ritmos, pero como no puede armar acordes, yo le hacía de mano izquierda y él rasgueaba. Toda la vida hicimos ese show y es una de las cosas que más extraño.

Yo empecé a estudiar música a los 7 años cuando entré a una Banda en mi pueblo a tocar el requinto (que es casi como un clarinete). Ahí estudié teoría y solfeo y estuve en esa Banda hasta los 18. A los 13 años, mi viejo me compró una guitarra, pero yo la dejé arriba del ropero, sin usarla por casi un año. Un día la saqué y empecé a ver qué podía hacer. Vi que la cosa no era tan difícil y me gustaba sacar melodías. Alguien me regaló un libro para aprender guitarra por música, alguien más me enseñó que existen los acordes y ahí me largué. Tocaba en la Iglesia con otros chicos, formamos un grupo de rock que se llamaba Halley (en 1985 apareció el cometa y yo estaba tocando), después toqué en un grupo que se llamaba Alborada y hacíamos música del Altiplano y música clásica. Tocaba la guitarra todo el día, pero era buen alumno y en la escuela también me iba bien.

A los 20 años empecé a estudiar guitarra con un profesor increíble: Leonardo Bravo, al que le dediqué un concierto en el año 2005. Con él toqué bastante e hice muchas presentaciones como solista. Mientras estudiaba con mi profe, dirigí un coro durante 6 años, y estuvimos en varios festivales con un grupo vocal.

Cuando terminé mis estudios de guitarra formamos un grupo increíble que se llamaba Cuatro Barrios y hacíamos tango, boleros y música melódica. Fue el mejor grupo que tuve.

Acá en Bariloche estoy en la Banda Atómica tocando el clarinete y el saxo. Es una banda de 18 instrumentos de viento y batería con la cual actuamos muchísimas veces en Bariloche y también en Villa la Angostura, el Bolsón, Esquel y Trevelin. Hacemos jazz, música brasilera y algunos otros temas de música de películas, etc.

Me gano la vida dando clases de guitarra. Tengo unos 30 alumnos con los cuales nos encontramos semanalmente para las clases individuales, pero también compartimos algunos proyectos de duos y pequeños conciertos. Este año hicimos dos conciertos de alumnos. Uno en julio para padres y familiares y otro en diciembre junto con alumnos de instrumentos de viento dirigidos por Miguel Nitzsche y Willy Pregliasco. Estamos tratando de armar una orquesta de guitarras y ya hicimos una prueba piloto. Hicimos un tema de los Beatles para 15 guitarras y una tuba. Tengo alumnos de todas las edades, desde niños hasta jubilados y es una experiencia increíblemente rica compartir tantas horas con gente tan distinta y entusiasta.

Además de las clases y de la Banda Atómica, estoy cantando y tocando en la Catedral, con algunos hago folclore, con otros hago jazz, con otros no se sabe bien qué. Acabamos de grabar un disco con composiciones propias y letra de un amigo italiano. En este disco colaboró un montón de gente amiga. Mi amigo Paolo Benetti tenía unas letras (y después agregó otras) y nos pusimos a trabajar en ponerle una música que nos pareciera adaptada al sentido de los textos. Después los empezamos a grabar. Todo el trabajo nos llevó bastante más de un año de trabajar duro, pero estamos muy satisfechos. Vamos a presentar el disco en un par de shows en marzo próximo.

Fuera de la música, doy clases de italiano en la Dante Alighieri.
Vivo con mi mujer, Paula, que está embarazada de 7 meses. Nuestra hijita se va a llamar Renata.

Bueno, esta es una historia abierta, por lo tanto: continuará.

Gabriel Antonio Ríos